lunes, 18 de febrero de 2008

La lengua en que uno llora

AMELIA'S SONGAh

wakuh muh monuh kambay yah lee luh lay tambay

Ah wakuh muh monuh kambay yah lee luh lay kah.

Ha suh wileego seehai yuh gbangah lilly

Ha suh wileego dwelin duh kwen

..............

Traducción de la canción de Amelia Dawley
Venid rápido, sumaos a la lucha, la tumba aún no está acabada, Dejemos que su corazón quede perfectamente en paz. Venid rápido, sumaos a la lucha, la tumba aún no está acabada, Dejemos que su corazón quede bien frío. La muerte repentina tiene afilados oídos (afilada conciencia) Como el Corazón Frío de Kpanga La muerte repentina tiene afilados oídos Dejemos que quede el corazón frío, el corazón muy frío.

Ha suh wileego seehi uh kwendaiyah.

..........

En Julio de 1931 Lorenzo Turner, un profesor afroamericano realizó un descubrimiento notable. En Harris Neck, una remota aldea de pescadores en la costa de Georgia, encontró a Amelia Dawley, una mujer de cincuenta años que podía cantar una canción en una antigua lengua africana. La canción de Amelia había ido pasando de generación en generación en su familia hasta el punto que ni ella misma sabía que eso era un lenguaje, confundiendo la extraña cadencia, que comenzaba con a-wa-ka-mu-mona con sílabas sin sentido, como si tarareara una melodía. Pero Turner, el primer americano negro especializado en el estudio de las lenguas africanas, entendió rápidamente que no sólo era una canción africana sino que estaba delante del texto original más largo que una familia afroamericana había conseguido preservar desde el tiempo de la esclavitud.
Pero ¿qué lenguaje era ese?. Turner grabó la canción en un primitivo magnetófono, y durante más de diez años lo estuvo reproduciendo a un gran número de estudiantes africanos con la esperanza de que alguien pudiera identificar el lenguaje. La mayoría de ellos no encontró ningún sentido a la grabación, pero un joven estudiante llamado Solomon Caulker, de Sierra Leona, en la costa este africana, lo identificó inmediatamente como su propia lengua natal, el Mende. Aunque algunas palabras habían cambiado, la primera frase era especialmente clara,..."Venid, vamos a la lucha, la tumba aún no está acabada, el muerto aún no descansa en paz...". Caulker no lo había oído antes nunca pero estaba seguro de que la Canción de Amelia era un himno antiguo, usado alguna vez por su gente para llamar a la población para una ceremonia funeraria.
El Doctor Turner encontró a Amelia Dawley cuando investigaba a los "Gullah", un grupo de afroamericanos que vivían en la costa de Carolina del Sur y Georgia. En 1949 publicó un estudio de su lenguaje titulado "Africanismos en el dialecto Gullah" un sorprendente libro que mostraba que los Gullahs habían preservado más características africanas en su lenguaje, su narrativa y su música que ninguna otra comunidad negra de los Estados Unidos. La Canción de Amelia aparecía en la página 256, junto con la traducción que realizó Caulker, pero desafortunadamente la cosa acababa ahí. Durante cuarenta años, nadie terminó de resolver el misterio de la Canción de Amelia. ¿Era realmente una canción funeraria? ¿Era aún conocida en Africa? ¿Podría localizarse en algún lugar específico? ¿Por qué la familia de Amelia consiguió preservar esa canción?
La historia repunta de nuevo en los años 80 cuando Joseph Opala, un antropólogo americano profesor en la Universidad de Sierra Leona, empieza a estudiar la historia del comercio de esclavos en este país. Opala encontró que un gran número de esclavos de Sierra Leona habían sido vendidos en Carolina del Sur y Georgia, y quedó intrigado con el libro de Turner porque muchas de las palabras, canciones e historias que había recogido de los Gullahs sesenta años antes reflejaban una gran influencia de Sierra Leona. La conclusión de Opala de que el pueblo de Sierra Leona debía tener un fuerte vínculo familiar con los Gullahs atrajo el interés oficial, y cuando el presidente de Sierra Leona, Joseph Momoh visitó los Estados Unidos en 1988, aprovechó la oportunidad para ir a visitar a la comunidad Gullah. Momoh quedó impresionado con las similitudes culturales, e invitó a un grupo de Gullahs a visitar Sierra Leona en un histórico retorno.
Los Gullahs llegarían a Sierra Leona en Noviembre del 89 y durante las semanas anteriores Opala estuvo ocupado con los preparativos de la recepción. Trabajando con un grupo local de músicos para encontrar nexos de unión entre ambas partes, recordó la Canción de Amelia, pero de ella sólo tenía la letra pero no la música. Investigó en archivos de los Estados Unidos hasta que por fin encontró las cintas originales con catorce horas de grabaciones hechas a lo largo de la larga carrera del profesor Turner.
Tras varios días de búsqueda junto a la etnomusicóloga norteamericana Cynthia Schmidt, la canción de Amelia fue encontrada y presentada a los Freetown Players, un grupo de teatro que preparaba representaciones para el retorno. Cuando la interpretaron, causó sensación. Los primeros en escucharla fueron los miembros del comité presidencial que planificaba el retorno, el cual incluía algunos ministros mendes. Pasmados, miraron a Opala con expresiones vacías, como diciendo "¿es ésto una broma?" Era difícil de creer que una canción en su propia lengua Mende había llegado desde un pequeño pueblo en las costas de Georgia.
Cuando el "Retorno a casa" de los Gullah concluyó, Opala y Schmidt se dieron cuenta de que, con las grabaciones originales de Turner, serían capaces de ubicar la canción de Amelia en un lugar específico de la región Mende.

Leer todo ... The Language You Cry In / La Lengua En Que Uno Llora

1 comentario:

Lui dijo...

Muy bueno esta informe